lunes, 5 diciembre 2022 - 22:14

31ª Marcha del Orgullo en Buenos Aires. «La deuda es con nosotres»

Este sábado 5 de noviembre se volvió a realizar una nueva Marcha del Orgullo en la Ciudad de Buenos Aires. La Comisión Organizadora la integran más de 60 agrupaciones, entre ellas nuestra Libre Diversidad-MST. Cientos de miles de personas participaron de esta 31ª edición en defensa de los derechos de las personas LGBTI+. «La deuda es con nosotres» fue la consigna principal, junto a otra demandas como la ley integral trans, una nueva ley antidiscriminatoria y sí al lenguaje inclusivo.

Columna de Libre Diversidad

Desde Plaza de Mayo a Congreso, una columna colorida y festiva desbordó todo el centro porteño. En Plaza de Mayo hubo feria y se leyeron los discursos, y luego en Congreso se realizó el festival artístico de cierre. En defensa de los derechos, contra la discriminación que sectores retrógrados promueven contra la diversidad sexual y cuestionando el ajuste del FMI, se llevó a cabo una nueva jornada de fiesta y lucha.

Libre Diversidad marchó como parte de la Federación Argentina LGBT y también en la columna del Frente de Izquierda Unidad.

A continuación, reproducimos el discurso central.

En esta Marcha del Orgullo Nº31, a 30 años de la primera Marcha del Orgullo en Argentina, una marcha de fiesta y de movilización, llena de banderas arcoíris, de brillo y de lucha, salimos de nuevo a las calles de esta Ciudad de Buenos Aires para decir bien fuerte que la deuda es con nosotres. Sí, compañeres, ¡la deuda es con nosotres!

La deuda no es con el FMI, es con les trabajadores, con las mujeres, con los pueblos indígenas, con les afrodescendientes, con les gordes, con les niñes, con les jóvenes, con les adultes mayores, con las personas con discapacidad, la deuda es con la diversidad, con las personas trans, con las lesbianas, con los putos, las tortas y las travas, con nuestres niñes, con nuestras infancias, con nuestras familias. Esa es la única deuda legítima. La deuda es con nosotres.

Y por eso, volvemos a decirle al Congreso que queremos que debata y apruebe la Ley Integral Trans, y una nueva Ley Antidiscriminatoria.

Por eso venimos a decir sí al lenguaje inclusivo, por más que no le guste a la Real Academia Española y a la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, le decimos sí a la inclusión, a hablar desde todes y para todes.

Columna del FIT-UNIDAD

Estamos acá porque queremos una ley que garantice la real igualdad de las personas trans. Necesitamos y queremos una ley que deje en el pasado la violencia y la discriminación y contemple una inclusión integral desde la educación, la salud, el trabajo, el acceso a la vivienda, a la asistencia social, que incluya un resarcimiento por tanta violencia del Estado y la sociedad y también un subsidio para las personas trans mayores de 40 años, que son auténticas sobrevivientes. Sólo así podrá hacerse realidad el grito de basta de genocidio travesti-trans.

Exigimos trabajo para todes, sin precarización y con licencias igualitarias. Exigimos también el cumplimiento del cupo laboral trans, ley que conseguimos con nuestra lucha pero que es aplicada a cuentagotas, más bien para la foto y muy lejos del 1% establecido.

A casi 20 meses de su desaparición, nos seguimos preguntando ¿dónde está Tehuel? Un pibe trans del conurbano, sin laburo, que salió a buscar trabajo pero nunca volvió. Aunque el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, lo dio por muerto sin pruebas, junto a sus familiares y amigues hoy seguimos demandando que se haga justicia, se obtengan respuestas y se condene a los responsables.

También exigimos una nueva ley antidiscriminatoria nacional que incluya a la diversidad y a todos los grupos que no están incluidos en la ley actual. Una ley más amplia y efectiva que sirva no sólo para sancionar sino también para prevenir la discriminación, dotando al Estado de herramientas para generar el cambio cultural que necesitamos para vivir en una sociedad más justa e igualitaria.

Queremos ir construyendo entre todes un lenguaje que nos nombre, que nos incluya y no invisibilice a nadie. El lenguaje es una expresión de los cambios sociales y culturales. El lenguaje inclusivo es la forma de nombrar a muchas personas no binarias, de género fluido… también a las mujeres y tantas otras identidades, una forma de visibilizar que no hay una sola forma de ser. Es absurdo que lo quieran disciplinar por ley o decreto, violando además la Ley de Identidad de Género.

Por eso rechazamos la pretensión de prohibirlo de Soledad Acuña, la ministra de Educación porteña, que se cree la comisaria del lenguaje y pretende imponer una sola forma de hablar incumpliendo leyes nacionales que hemos logrado con mucho esfuerzo en nuestro país.

Volvemos a exigir la aplicación de la Educación Sexual Integral no binaria en todas las escuelas. ¡Basta de dar un solo taller al año y a menudo biologicista y heteronormativo! La ESI es una herramienta insustituible para crecer en igualdad, diversidad, respeto, placer y también para ayudar a prevenir los abusos sexuales y la violencia machista. Después de tantos años de lucha colectiva, al fin este año logramos la nueva Ley de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, ITS y Tuberculosis. Y ahora decimos: aplicación inmediata de la nueva ley. Insistimos por más y mejor acceso a la información: indetectable es intransmisible. Hay que invertir en producción pública de medicamentos y reactivos, en investigación científica y desarrollo tecnológico: ¡exigimos la cura ya!

Hace varios meses, el mundo advirtió el brote de una nueva viruela, que puede no sólo afectar a nuestra población sino a todas las personas. La falta de prioridad en las estrategias sanitarias que actúen rápido para frenarla nos deja en un estado de mayor vulnerabilidad. Instamos a las autoridades de salud a que brinden información a la población, sin estigmas, capaciten al personal sanitario y compren o fabriquen vacunas. El tiempo de actuar es ahora. Frenemos la viruela!

El derecho a la identidad, a construirla y deconstruirla como mejor nos parezca, es un derecho fundamental. Por eso decimos: basta de estereotipos, respeto a las niñeces y adolescencias trans. Las familias son diversas como diverso es el mundo. Necesitamos un sistema de adopción sin discriminaciones ni burocracias y una ley de gestación solidaria que proteja a todas las personas involucradas. Esos derechos incluyen el respeto a la diversidad corporal sin patologización y la necesidad de ámbitos lúdicos y deportivos inclusivos, libres de violencia y discriminación.

Columna Federación Nacional LGBT

Con ese mismo encuadre de defensa de los derechos humanos, desde la Marcha del Orgullo siempre rechazamos la represión policial contra las protestas populares, ya sean movimientos piqueteros, luchas gremiales o mujeres mapuches como sucedió hace poco en Villa Mascardi. Por eso hoy repetimos: libertad a Milagro Sala y demás preses polítiques. ¡Frente a los reclamos sociales exigimos políticas públicas, no represión!

La represión fue una de las excusas que llevó a renunciar a la ex ministra Elizabeth Gómez Alcorta. Pero lo principal es que su gestión y la de la Secretaría de Igualdad y Diversidad fue un verdadero desastre, sin una sola política pública propia para nuestra comunidad, con recortes y subejecución del presupuesto, subsidios insuficientes y ningún trabajo en conjunto con las organizaciones sociales. Esperamos que la nueva ministra Ayelén Mazzina, primera ministra lesbiana visible, tenga una actitud distinta, con el presupuesto necesario y trabajo articulado con las organizaciones de la diversidad.

También conocemos de sobra la hipocresía institucional y social. Por eso entre nuestras consignas de esta Marcha están una vez más los reclamos de legalización de la marihuana y despenalización de la tenencia simple de sustancias psicoactivas. Prohibirlas alienta la persecución policial-judicial y las mafias del narco. No mientan más: ¡legalícenla de una vez por todas!

Asimismo, reafirmamos que para nosotres el trabajo sexual es trabajo: ¡que sea ley! Por eso desde esta 31ª Marcha del Orgullo volvemos a exigir la inmediata derogación de los códigos contravencionales que penalizan el trabajo sexual en la vía pública y le otorgan poder a la policía para hostigar, violentar y detener especialmente a compañeras trans y migrantes. ¡Basta de criminalización!

Para poder alcanzar la igualdad real es necesario generar cambios institucionales: ¡exigimos una justicia feminista con perspectiva de diversidad sexual! El poder judicial patriarcal, clasista y racista nos persigue, criminaliza e ignora nuestros derechos. A casi 40 años de democracia tenemos otra deuda de la democracia: separar las iglesias del Estado, que debe ser laico y anular todos sus privilegios, la mayoría otorgados por gobiernos dictatoriales, como los millonarios subsidios públicos a la educación religiosa. Basta de que, con los impuestos de toda la ciudadanía, les paguemos a los curas, obispos, arzobispos y seminaristas pedófilos de un culto determinado, que encima son antiderechos como sus socios evangélicos. ¡Iglesia y Estado, asuntos separados!

Repudiamos el avance de los discursos de odio de la derecha y la ultraderecha política y religiosa. Paremos a los Bolsonaro, a los Milei, a las Bullrich… Sus voces alientan la violencia, la discriminación y los crímenes de odio, de los que somos víctimas directas. Según el informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT+, el año pasado hubo 120 casos. Hubo ataques al Hotel Gondolín, al Maricafé y al Bachillerato Mocha Celis. Y en lo que va de este año, ya tuvimos 8 travesticidios. Por eso decimos: basta de discursos y crímenes de odio. No más persecución a nuestros espacios. Basta de racismo, xenofobia y sexismo.

Por último, compañeres, también son violencia la inflación, los bajos salarios, los tarifazos, y la depredación ambiental. Es violencia que nos monitoree las cuentas el FMI Cada peso que falta en el bolsillo de les trabajadores, cada recorte en las políticas públicas, se van al pago de la deuda externa ilegítima. Por eso desde esta 31ª Marcha del Orgullo queremos decirlo bien clarito: ¡Basta de ajuste! Sin presupuesto no hay igualdad real. ¡Fuera el FMI y sus políticas de ajuste! Y lo vamos a repetir cada vez que sea necesario, gobierne quien gobierne: ¡La deuda es con nosotres! Ley Integral Trans. Nueva Ley Antidiscriminatoria. Sí al lenguaje inclusivo!

Noticias Relacionadas