lunes, 4 marzo 2024 - 21:03

25N unitario en La Plata. Un ejemplo a seguir

Como todos los #25N, Día internacional de lucha contra la violencia hacia las mujeres, en La Plata marchamos junto a la Multisectorial de mujeres y disidencias. Fue la primera acción del movimiento feminista de la región contra el programa ajustador, anti-derechos y negacionista de Milei-Macri y denunciando el ajuste del gobierno de Massa, que le abrió la puerta a la ultraderecha. Además, marchamos en sintonía con la acción global por Palestina.

Marchamos con dos ejes. Por un lado, la crisis social, política y económica que venimos padeciendo, en especial mujeres y diversidades, y que se profundiza con el resultado del balotaje; sumado al fracaso económico de este gobierno y su Ministerio de Mujeres que no ha atendido nuestros problemas. Todo esto es parte de la decepción de amplios sectores y la puerta abierta a la ultraderecha. Y asimismo las violencias: femicidios, trans-travesticidios y desaparecidas por redes de trata.

También movilizamos contra Milei-Villaruel, que apenas ganaron el balotaje ya plantean barbaridades, como el diputado mileísta Agustín Romo que pretende “meter bala” a quienes defendamos las infancias trans. O Benegas Lynch, que intenta derogar la ley de aborto. Contra este negacionismo antiderechos, ¡ni un paso atrás!

A la vez, también movilizamos en unidad por la situación internacional signada por el avasallamiento de los derechos humanos y el genocidio perpetrado por el Estado sionista de Israel contra el pueblo palestino, sus mujeres y niñeces. Exigimos al gobierno nacional que rompa relaciones con Israel, reiterando que ser antisionista no es ser antisemita.

Estos reclamos se resumieron en las consignas de la bandera de la Multisectorial: “Ni un paso atrás / Ni un ajuste más, ni un derecho menos / Basta de genocidio, Palestina libre”.

Primó la unidad de todo el movimiento feminista y disidente

Lo distintivo de la jornada del 25N en La Plata fue la unidad de todas las organizaciones feministas platenses, de Berisso y Ensenada, nucleadas en la Multisectorial y la Asamblea Feminista, que representan distintas vertientes políticas y sociales. Esta unidad fue una conquista. Desde Juntas y a la Izquierda-MST la propusimos en la Multisectorial, se asumió y se llevó la propuesta a la Asamblea Feminista, entendiendo que la victoria de Milei abre un escenario nuevo en el que necesitamos toda la fuerza del movimiento feminista y disidente en las calles.

Si bien hay sectores del gobierno del PJ, Unión por la Patria y la burocracia sindical que erróneamente plantean el miedo y la desmovilización, sus bases tienen críticas y ven la responsabilidad de esa dirigencia en la frustración y la derrota. Además, saben bien que la única forma de defender nuestros derechos es en las calles.

Ante esta correcta presión de las bases, y a diferencia de otras ciudades como CABA, en La Plata los sectores feministas y disidentes del PJ y el kirchnerismo marcharon en unidad con la izquierda y la Multisectorial. Reivindicamos como muy positiva esta decisión en el bastión de Kicillof. Las compañeras comprenden bien la necesidad de unir fuerzas para lo que se viene. En todo el país se debería seguir este ejemplo, que sin duda potenciará nuestra resistencia.

Para resistir, unidad en la diversidad

La tarea en la nueva etapa es avanzar en base a los acuerdos y consensos para fortalecer la movilización, sin dejar de cuestionar la responsabilidad del gobierno de Massa, el PJ y UxP en dejar correr a la ultraderecha. Las políticas de ajuste del FMI allanaron las condiciones para que Milei y compañía capitalicen buena parte del descontento popular que está empobrecido, precarizado o desempleado, sin derechos básicos.

Tampoco olvidamos que en materia de género este gobierno hizo agua. Se pintó de verde y violeta y creó un Ministerio, pero no le aseguró presupuesto a las políticas públicas de género y diversidad: ESI, ley anti-violencia, identidad de género y cupo laboral trans, entre otras.

También deberían reflexionar sectores de la izquierda sectaria, que se negaban a llamar a la unidad a quienes se referenciaban en el peronismo. Estos debates, que son parte de las diferencias que nos atraviesan, no permitieron llegar a acuerdos para que las dos columnas de la marcha avancen juntas hasta el final. El sector oficialista terminó su recorrido ante la Municipalidad platense, mientras que la columna de la Multisectorial, incluida nuestra columna de Juntas y a la Izquierda-MST, cerramos ante la gobernación bonaerense.

Además de criticar al gobierno nacional actual y de enfrentar al que vendrá, Kicillof sigue a cargo del Ejecutivo provincial. Y habla de tomar más deuda, política ajustadora que nos afecta a las mujeres, disidencias y todo el pueblo trabajador. Por eso, ninguna tregua: sus programas van contra nuestros derechos.

Sin ocultar estas diferencias, el 25N en La Plata priorizamos lo que nos une, lo que necesita el movimiento feminista y disidente. Ni miedo ni resignación: movilizades y en las calles. Allí conseguimos nuestros derechos, allí los defendemos. Incluso contra algún machirulo provocador que se siente envalentonado para tratar de asustar o amenazar. Igual que al nuevo gobierno de Milei, les decimos: ¡no pasarán!

Débora Bertone

Noticias Relacionadas