2022. Año nuevo con aumentos de todos los colores

No se sabe con certeza si fue un regalo que trajo Papá Noel o que traerán en estos días los Reyes Magos, pero lo cierto es que además de los cada vez más pobres regalos de las fiestas, para la gran mayoría de los argentinos este año el gobierno nacional de los Fernández – Fernández como también la oposición del vecino Larreta han coincidido en dejarnos debajo del arbolito unos buenos aumentos, como para recordarnos que en materia de inflación y saqueo a los bolsillos, si el 51 % del 2021 fue malo, este 2022 va a ser peor.

Aumento de las tarifas de gas y electricidad

El gobierno anunciará aumentos del 20% promedio en este mes de enero para usuarios residenciales. Luego vendrá la segmentación y a los 500.000 usuarios que les toque pagar sin subsidio les aumentarán cerca del 400%. Quizás usted respire aliviado pensando que no le va a tocar (si no tiene una vieja casa grande compartida con varias familias excedida de metros cuadrados), pero no se alegre tan rápido. El aumento de las tarifas va a pegar y encarecer muchos productos de consumo masivo y lo pagará con aumento de precios. Es una de las grandes llaves del ajuste planeado por Guzmán para cumplir con el FMI ¡Agárrese fuerte!

Aumento de telefonía, cable e internet

Será del 9,8% para las empresas con menos de 100.000 usuarios. Las grandes empresas ya le aumentan discrecionalmente amparadas en una medida cautelar judicial. Esto le facilita al gobierno, que dice que este es un servicio público, echarle la culpa a la Justicia, cuando tendría que expropiar sin pago a estos buitres monopólicos que no ha parado de subir la tarifa. Telecom por ejemplo anunció para este enero el aumento del 13% en sus servicios de cable, telefonía e internet y del 15% es sus packs adicionales.

Alquileres

Con la cuestionada ley de alquileres los aumentos de diciembre último fueron un récord del 52,6% y la oferta bajó un 40%. Para este enero se espera, para los contratos que cumplen un año, una actualización anual de alrededor del 50%. La ley actual es cuestionada por los grandes pulpos inmobiliarios para mejorar sus negocios, no para encarar los problemas de inquilinos, pequeños propietarios o empezar a combatir el tremendo déficit habitacional. Los precios ya superaron las nubes.

Prepagas

En estos días el gobierno tuvo que frenar un aumento en forma de copagos del 9% porque era impresentable e indigerible la rapacidad de los empresarios del sector. Pero continúa el aumento pactado para este enero 2022 por otros 9%, con lo cual en los últimos meses ya subieron un 41,5%. Esto afecta a 6.000.000 de personas, en su mayoría trabajadores que lo pagan a través de sus descuentos por obra social. Dicen que cuando se reabra la paritaria de los trabajadores de la Sanidad en febrero se viene con otro aumento.

Monotributo

Aumenta el 26% a partir de este 1 de enero. Este impuesto es pagado por millones de trabajadores que no están en relación de dependencia para cubrir el aporte fiscal, jubilatorio y de obra social. Gran parte de estos trabajadores figuran como “contratados” por servicios en el Estado y la empresa privada, cuando en realidad tendrían que estar en relación de dependencia. De esta manera las patronales y el Estado se ahorran un montón de dinero que recae sobre los ya magros ingresos del trabajador.

Precios descuidados

La última versión del secretario de Comercio, el cristinista Roberto Feletti se termina este 7 de enero. Duró menos de tres meses, como para evitar la estampida en medio de las últimas semanas de la campaña electoral y las fiestas. Ahora se viene la nueva versión con “acuerdo con los empresarios” con algunos menos productos. Pero con nuevos precios que serán actualizados cada tres meses, mucho más frecuentes que las paritarias y no hablemos de los salarios en negro, jubilaciones o planes sociales.

Peajes

La Dirección Nacional de Vialidad (DNV) propuso un aumento promedio del 29,6% que regirá para las autopistas que controla de concesión nacional, como Panamericana, Acceso Oeste, y las rutas a cargo de Caminos del Río Uruguay y Corredores Viales S.A.

Larreta no se quiere quedar atrás

Recientemente Larreta fue criticado por sus pares, los gobernadores radicales de Juntos por el Cambio que entraron en el acuerdo fiscal que les propuso Fernández, por ser la Ciudad de Buenos Aires, uno de los distritos con mayor presión impositiva del país. Se cae así el discurso liberal de que no quieren aumentar impuestos. Bueno, en este enero, el alcalde de la ciudad y pre candidato a la presidencia 2023 se lució:

  • Peajes: el incremento de las autopistas que dependen del gobierno de la CABA es de un 45% en promedio. Se trata de las autopistas Illia, 25 de mayo, Perito Moreno, peaje Alberti y Paseo del Bajo. La tarifa de hora pico pasará, por ejemplo en la 25 de mayo o Perito Moreno, de $ 148 a $ 215 (siempre y cuando se use el TelePASE, sino el precio sube al doble). Eso quiere decir que un trabajador que la utilice para ir y venir una vez durante 26 días al mes (sin contar los domingos) va a pagar $ 5.590. Monto al que deberá sumar el peaje del acceso Oeste si avanza unos kilómetros más en la provincia de Buenos Aires.
  • Verificación Técnica Vehicular (VTV): aumentará un 51%. Saltará de $ 2.665 para autos y $ 1.002 para motos a $ 4.024 y $ 1.513, respectivamente.
  • Estacionamiento medido: pasará de $ 30 la hora a $ 45. Pero en marzo ya había aumentado de $ 15 a $ 30. En menos de un año triplicó la tarifa.
  • Acarreos: aumento seguro sin límite ya que Larreta no necesita ninguna audiencia pública previa para subirlos.
  • ABL: aumento de 2,9% en enero, 3,4% en febrero y 3,7% en marzo y así todos los meses, siguiendo los índices registrados por el IPC seis meses atrás. Más del 50% en el año.

Y como si esto fuera poco

Combustibles: no hay aumento oficial anunciado. Sin embargo, los analistas del sector señalan que para cubrir el actual “atraso” en los precios se estaría estudiando una corrección de entre el 17% y 20% para fines de enero o principios de febrero. El analista Martín Bidegaray, en su nota publicada en Clarín (1) muestra un cuadro por el cual el combustible en la Argentina, un país con producción petrolera, se cotiza a apenas dos centavos de dólar menos que en EE.UU., para luego señalar que el precio local está atrasado entre un 30 y 35% con respecto a sus valores internacionales. De paso recuerda que en la presidencia de YPF de Miguel Galuccio (2012-2015) en el último gobierno de Cristina, el precio se actualizó en dólares como nunca antes y que igualmente estamos por debajo de los precios de la era Macri. Especulan con que aumentarán los combustibles junto a las tarifas para que el sacudón sea todo junto de una vez. Va a aumentar todo si aumentan los combustibles, justamente lo contrario a los bolazos que no cree nadie con que el presidente quiso amortiguar el último aumento.

Conclusión

Se ve que para aumentar no hay grieta, como tampoco la hay para defender las ganancias empresarias y acordar con el FMI.

Los gobernadores, entre ellos los radicales en el reciente Consenso fiscal que acordaron con el gobierno nacional se aseguraron contar con fuertes subas de impuestos (por ejemplo, Ingresos Brutos). Los grandes empresarios seguirán haciendo su agosto con precios que en los alimentos, por ejemplo, imitan precios internacionales en dólares y salarios que pierden contra la inflación. Guzmán y todo el gobierno seguirán licuando las jubilaciones, asistencia social, sueldos y “gasto” estatal, apelando a una inflación que en el 2021 fue del 51% y se estima arrancará del 58% para arriba, algunos economistas hablan de hasta un 65%para achicar el déficit fiscal y cumplir, como ha hecho hasta ahora, con las metas que exige el FMI.

Del precio del dólar ni hablar. Porque para cerrar la brecha cambiaría el Banco Central viene aumentando mucho más rápido el oficial y entre las exigencias del Fondo figuraría una devaluación más importante que los analistas especulan se realizará durante los meses de este verano. Usted que no puede ahorrar un dólar igualmente lo va a sentir con el aumento de precios que sigue a toda devaluación.

Lo que va a seguir para abajo, cada vez más rápido después de una relativa calma de las fiestas son los salarios, las jubilaciones, los planes sociales. No hay manera de que los empresarios mantengan sus rapaces ganancias y le paguemos al Fondo sin fuertes ajustes. Que pasen, es otra cosa. Como dicen varios analistas del ánimo popular, la gente está cansada y con tanto aumento es muy probable el paso del cansancio a tener mucha bronca y expresarlo en la calle. Se vienen tiempos movidos en medio del calor veraniego y el aumento de la infección de Covid.

  1. Art. Buscan que los combustibles suban en el verano junto a las tarifas, publicado en Clarín del 03/01/2022.

Noticias Relacionadas